ESPRESSO CALVI MECA

Una cafetera compacta que prepara auténticos y cremosos espressos
Seguir leyendo
Ref. : XP344010

Imprescindibles

Descripción

Máquina de espresso Calvi Steam And Pump: Una máquina compacta que prepara auténticos y cremosos espressos

¿Estás buscando el placer del sabor del café y un modo especial de prepararlo? La cafetera Calvi ofrece un espresso auténtico y cremoso: una experiencia deliciosa. Su sistema de selección manual te permite conseguir unos resultados perfectos directamente en la taza. Su boquilla de vapor garantiza capuchinos de gran cremosidad y su bomba italiana de 15 bares de presión mejora la extracción del sabor, evitando sabores amargos. El diseño compacto de esta máquina de espresso incluye tecnología thermoblock para un precalentamiento rápido (de una media de 40 segundos), así como un sistema electrónico de regulación térmica que garantiza una temperatura ideal de la primera a la última taza. Además, cuenta con almacenamiento integrado para los filtros adaptados (soporte de filtros de una taza y de dos tazas) y con cuchara medidora de café, lo que la hace aún más práctica.

Características

Electronic temperature regulation    
Compact thermoblock system    
Tamping Manual with 1 or 2 cup filters Accessorie : spoon  
Possibility to use soft pods    
Número de tazas preparadas a la vez 2  
Bandeja de goteo extraíble    
Garantía 2 años  
Función de vapor    
Apagado automático (Se desconecta tras el uso) 5  min
Espumador de leche    
Depósito de agua extraíble    
Capacidad del depósito de agua 1,1  L
Colores Negro y metal  
Interruptor On/Off    

Accesorios

Documentación

Preguntas frecuentes

Utiliza siempre leche fría (directamente del frigorífico) y muy fresca. Cualquier tipo de leche hará espuma si está fría y es fresca. Si utilizas leche desnatada, conseguirás mejores resultados con leche desnatada de larga duración. Asegúrate de que el recipiente que utilices para hacer espuma también está frío. Obtendrás mejores resultados si utilizas un recipiente de vidrio o de acero inoxidable.
Hacer espuma en 6 pasos:
• Usa un jarro del tamaño adecuado y llénalo por la mitad con leche FRÍA.
• Introduce el extremo de la boquilla ligeramente en la leche.
• Abre rápidamente la válvula de vapor dando medio giro hasta la posición de apertura completa.
• Mueve el jarro constantemente hacia abajo hasta que oigas el característico sonido de «SSSSHT…SSSSHT».
• Sigue bajando constantemente el jarro (SIN REBOTES), como un ascensor, expandiendo la leche hacia la parte superior del jarro y creando una densa espuma.
• Sigue calentando la leche hasta que el termómetro (si dispone de uno) alcance los 60 ⁰C. Cierra la válvula, retírala e INMEDIATAMENTE saca el brazo de vapor.
No laves los accesorios de espresso en el lavavajillas.
Vacía la bandeja de goteo con regularidad y, si es necesario, límpiala y también la rejilla con agua y un poco de detergente suave; a continuación, enjuaga y seca.
El cabezal de colado, el soporte del filtro y el filtro deben limpiarse después de cada uso con un paño húmedo en el caso del cabezal de colado, y un poco de detergente suave y agua en el caso del soporte del filtro y del filtro. Aclara y seca.
La bandeja de calentamiento debe mantenerse de la misma manera.
Sigue las instrucciones de tu manual de instrucciones personal para descalcificar tu máquina, ya que las técnicas varían según el modelo que posees.
Te recomendamos que utilices el producto descalcificador proporcionado por el fabricante.
Si no es así, podrás utilizar 2 cucharadas de ácido tartático o cítrico (se vende en farmacias y droguerías) diluido en medio litro de agua tibia; vierte esta mezcla en el depósito de agua.
Para un uso promedio diario de 4 tazas y si el agua es dura, te recomendamos que descalcifiques tu máquina al menos cada 3 meses.
Si resides en una zona en la que el agua es muy dura, quizás prefieras descalcificar más a menudo.
Sí, si está recubierto de cal.
Límpialo con agua y/o productos limpiadores recomendados por el fabricante del dispositivo.
Esto puede evitar atascos en la salida de agua y problemas de higiene.
Introduce una aguja fina a través de la obstrucción. Para asegurarte de que la boquilla de vapor está limpia, gira brevemente el botón del vapor hasta la posición de vapor para eliminar la posible leche remanente en la boquilla (coloca un recipiente vacío debajo para recoger las gotas) después de preparar un capuchino. Limpia la boquilla de vapor y la boca de espuma con un paño húmedo inmediatamente después de hacer la espuma.
Los residuos de cal se forman de manera natural en su cafetera. La descalcificación regular ayuda a proteger su cafetera y asegura una vida más larga; asimismo, ayudará a conservar una calidad de café que se mantiene constante en el tiempo. Los residuos de cal pueden alterar permanentemente las operaciones de la máquina.
El aparato se reiniciará automáticamente cuando vuelva la corriente, y estará listo para un nuevo ciclo.
Asegúrate de que la bandeja de goteo no se ha desbordado y vacíala si es necesario.
Verifica que la bandeja de goteo está colocada correctamente.
Asegúrate de que la boquilla de vapor no está bloqueada.
Después de apagar tu aparato y dejarlo enfriar, limpia y desatasca todos los agujeros de la boquilla con la aguja que se proporciona.
Desatasca el agujero de la tubería de soporte de la boquilla de vapor con una aguja.
Retire el cartucho Claris.
​Comprueba que estás utilizando leche muy fresca y fría. Comprueba que la boquilla del vapor y el espumador no están obstruidos.
Puede ser consecuencia de diversos factores:
• No hay agua en el depósito. Llena el depósito.
• El depósito no está instalado correctamente. Presiona firmemente sobre el depósito.
• El filtro está bloqueado. Los granos de café son demasiado finos. Limpia el portafiltro y vuelve a probar con un grano de café más fino.
• La bomba no tiene presión. Consulta las instrucciones sobre cómo cebarla.
• La cafetera tiene cal. Elimínala.
• El portafiltro Claris se ha cambiado pero no se ha cebado. Consulta las instrucciones sobre cómo cebarlo.
El agua del grifo (potable de casa) es perfectamente válida siempre que no huela mal, ya que, de lo contrario, podría alterar el sabor de la bebida. El agua embotellada también vale.
No utilices agua refrigerada o tibia, ya que podría influir en la temperatura de la bebida.
Utiliza siempre agua fresca y cámbiala si el sistema no se ha utilizado durante más de dos días.
Para las bebidas frías, utiliza agua a temperatura ambiente, nunca refrigerada, y coloca dos o más cubitos de hielo (20 g por cubito) en el vaso.
Cabe destacar que la dureza del agua es la primera razón de la calcificación de la máquina, por lo que se recomienda descalcificarla frecuentemente (cada tres meses o menos según la dureza del agua).
Después de haber seguido las instrucciones del manual del usuario para poner en funcionamiento el aparato, asegúrese de que el enchufe funciona, conectando otro aparato eléctrico. Si sigue sin funcionar, no intente desmontar ni reparar el aparato usted mismo y llévelo a un centro de reparaciones autorizado.
No utilice el aparato. Para evitar riesgos, sustitúyalo en un centro de reparación autorizado.
Un espresso tiene un aroma más fuerte que un café "normal".
De hecho, un espresso se distingue por su rico aroma y la espuma cremosa en la superficie de la taza.
Esto requiere una presión de 15 bares (alcanzada únicamente con cafeteras espresso), calentar el agua a 90-92 ºC y moler finamente y medir el café (7 g por taza).
No, estos aparatos están diseñados específicamente según el tipo de café utilizado.
Si utilizas el tipo de café equivocado, retíralo y rellena con el tipo correcto.
Los granos de café arábiga son los que garantizan el mejor sabor y son bajos en cafeína. Prueba las diferentes variedades, mezclas y tipos de tueste para encontrar la que más te guste. En general, cuanto más oscuro sea el tueste, más intenso será el sabor del café. Un tueste ligero hace aflorar toda una variedad de aromas y produce un café suave pero lleno de sabor, ¡el café de los auténticos expertos! Un gran café debe estar ligeramente tostado para revelar su verdadera riqueza, sutiliza y complejidad. Evita granos muy tostados, ya que suelen ser más aceitosos y pueden obstruir la máquina. Comprueba que entre los granos no hay piedrecillas entremezcladas que también podrían dañar la máquina. Nunca utilices café instanténeo o molido.
​El signo de un verdadero Espresso es la crema, que se crea por la presión en el interior de la máquina mientras se está haciendo el café. La presión se mide en bares (de 1,5 a 19), por consiguiente cuanto más altos son los bares de presión más rica y abundante es la crema.
Mantén siempre el café molido en un recipiente hermético o sella el paquete con un clip de bolsa. Mantén el recipiente en el refrigerador para prolongar la frescura.
Entre medio y fino (pero no demasiado fino). También puedes pedir un molido para espresso.
Vaya a la sección «Accesorios» del sitio web y ahí encontrará fácilmente lo que necesite para su producto.
Consute una información más detallada en la sección de Garantía de este sitio web.
Tu aparato contiene numerosos materiales recuperables o reciclables. Déjalo en un punto local de recogida de residuos.
Si crees que falta una pieza, llama al Centro de Servicio al Consumidor y te ayudaremos a encontrar una solución adecuada.
Scroll To Top